Dr. Miguel Aizpún Ponzán

Dra. Eva Fernández Vilariño

Dra. Patricia García Morrás

Lesiones dermatólogicas en los pies de los deportistas

Los procesos cutáneos en los pies en la práctica del deporte son muy frecuentes. Vamos a citar, no todos, pero sí los más frecuentes:

Los hematomas de las extremidades de los dedos de los pies se presentan bajo la forma de manchas azules que se localizan en la extremidad de los dedos más largos, habitualmente el 1º o 2º. Suele cursar con dolor espontáneo en las zonas presionadas y es consecuencia de frenados bruscos sobre suelos rugosos particularmente cuando se emplea calzado muy corto que comprima los dedos o bien inversamente cuando se utilizan zapatos o zapatillas muy grandes que obligan a choques agresivos sobre los extremos del calzado. Se presentan preferentemente en los corredores de fondo por la necesidad que tienen de cambiar de calzado con gran frecuencia.

El hematoma subungueal se suele localizar en el primer dedo y es muy frecuente en los jugadores de tenis y padel. Sobreviene por la fuerte presión que en este deporte se ejerce sobre la porción distal de este dedo y se manifiesta por una mancha negra frecuentemente dolorosa ubicada en la lámina ungueal. Circunstancialmente puede llegar a caer la uña.

Este tipo de hematoma también puede encontrase en los maratonianos y en los esquiadores de fondo y afecta preferentemente en el 4º o 5º dedo.

La uña encarnada es una afección multifactorial muy frecuente en el deportista ya que afecta a toda clase de deportes excepción hecha de la natación.

El borde de la uña se clava en la piel vecina originando una importante irritación y/o una infección subyacente que puede obligar a la suspensión total de las actividades. Para su curación, independientemente de los cuidados antisépticos locales, por lo general se impone la práctica quirúrgica.

Los nódulos de los atletas son tumores benignos de tipo nodular que se instalan preferentemente en futbolistas, surfistas y boxeadores en forma de pequeños nódulos fibrosos a nivel de la creta tibial anterior, firmes, asintomáticos, simétricos e intradermicos. También pueden encontrarse a nivel de las rodillas o en el dorso de los pies.

Las flictenas son consecuencia de microtraumatismos localizados repetidos, por fricción del calzado con una superficie dura, favoreciendo su aparición el calor y la humedad. Los deportes que más las determinan son el atletismo sobre pista, fútbol, voleibol, maratón, marcha, padel y tenis.

Las úlceras post-traumáticas también se producen con una cierta frecuencia, localizándose sobre todo en zonas de presión y roce.

Las lesiones cutáneas relacionadas con el frío, van unidas a deportes, sobre todo de montaña: esquiadores y montañeros. Sobre todo las congelaciones que son lesiones localizadas debidas a la acción directa del frío en el curso de una exposición más o menos larga a una temperatura inferior a cero grados centígrados. Afectan esencialmente a las partes descubiertas del cuerpo (manos, orejas y nariz) y a los pies por su humedad habitual. Los deportistas más afectados como he dicho son los esquiadores de fondo y los montañeros. El aspecto clínico varía según el grado de afectación, superficial o profundo.

Los sabañones o eritema perneo son lesiones consecutivas a una exposición prolongada a una temperatura fría, entre 8 a 10º C, poco intensa, pero con fuerte grado de humedad. Se presentan particularmente en todos los deportes de invierno y de alta montaña en determinadas épocas.

La urticaria y angioedema por el frío, son afecciones poco frecuentes. Se presentan en particular en los deportes acuáticos en lagos, ríos y riberas frías. El test del cubito de hielo facilita el diagnóstico y permite distinguir las formas típicas de las atípicas. El tratamiento se basa en medidas preventivas (evitar los baños en aguas frías) y en la aplicación de cremas suavizantes.

Los eczemas o dermatitis de contacto son frecuentes en la práctica deportiva y se localizan preferentemente en las zonas de contacto, fricción o presión. Los provocan en especial el caucho de las zapatillas de tenis o gimnasia, los colorantes del cuero, productos del curtido (cromo) y las bandas adhesivas utilizadas con frecuencia por los deportistas para sostenerse determinados ligamentos o músculos (rodilleras, muñequeras) o para evitar el contacto del cabello (cintas o gorras).

Es importante citar la Dishidrosis palmo-plantar. Son más frecuentes en épocas de calor (primavera y verano) y humedad y favorecidas por el sudor. Se localizan sobre todo en los dedos de los pies y las manos. Aparecen pequeñas vesículas sobre todo en las caras laterales de los dedos. Se acompañan de picor y requiere un diagnóstico preciso por el dermatólogo.

En los procesos cutáneos producidos por bacterias, virus o hongos resaltaría las verrugas plantares y las micosis que serán motivo de otro artículo.

 

Miguel Aizpún

Publicado en La Rioja el 20 de Junio de 2017